miércoles, 13 de enero de 2010

El sacerdote en el cine actual

A propósito de un post sobre “las mejores películas de cine espiritual en 2009” (post publicado el 9.I.2010), mantuve un interesante diálogo con José Ramón Moldenhauer a propósito de "Gran Torino". Uno de los puntos en los que coincidíamos era en alabar la figura del padre Janovich, que aparece ante la audiencia como un sacerdote joven, humilde y tenaz, celoso de su feligresía, decidido a cumplir el encargo que la mujer de Kowalski le confió en el lecho de muerte: conseguir que su marido se confesara y volviera a la práctica religiosa.

El filme relata con acierto los denodados esfuerzos del sacerdote por cumplir ese cometido, pero Kowalski lo rechaza destempladamente porque su alma rebosa amargura y porque su orgullo le impide arrodillarse ante un cura tan joven. Tras varias conversaciones y progresivos acercamientos, la amistad consolida; y así, cuando el personaje que interpreta Clint Eastwood presiente que la muerte anda cerca, no dudará en acercarse a la Confesión y reconciliarse con Dios.

Comentábamos José Ramón y yo que no es muy habitual ver en el cine contemporáneo un retrato amable y atractivo de la figura del sacerdote, y menos aún cuando es joven. Hay que retrotraerse a aquella maravillosa cinta de Alfred Hitchcock, titulada “Yo confieso” (1953), para ver algo semejante. En esa cinta se hacía un canto precioso del sacerdote y del sacramento del perdón. Un cura recién ordenado se ve de repente ante un grave dilema moral: su sacristán le revela durante una Confesión que ha cometido un asesinato, y aunque él intenta que se entregue a la justicia, se topa con la cerrazón del asistente, que se va sin recibir la absolución. Atado de pies y manos por el secreto de la Confesión, el sacerdote se verá encerrado en una angustia creciente, con el sacristán circulando por la vicaría y las sospechas de la policía recayendo sobre él, pues su ayudante ha realizado el homicidio vestido con su propia sotana. Cuando encuentren la sotana con manchas de sangre, la tensión llegará su cénit.

En España, quizás por la falta de simpatía a la Iglesia de muchos cineastas, lo habitual ha sido encontrarse en la pantalla a sacerdotes iracundos, vanidosos, “vendidos” al poder político o incluso grotescamente libidinosos. Quizás el ejemplo más claro de esa tendencia es “La mala educación”, de Almodóvar, una visión oscura y pesimista, con un sacerdote pedófilo incapaz de resistir la pasión. Lo peor de esas películas, tan falsas como dañinas para la imagen de la Iglesia, es que además de un claro deseo de atacar la fe y la religión católicas, suponen un modo muy bajo de ganar dinero. Como reconocía el propio director manchego, "los ataques a la Iglesia y el sexo son una pareja muy comercial".

Sin embargo, en otros países con mentalidad más abierta descubrimos en los últimos años muchas películas que tratan de reflejar una imagen más verídica, amable y equilibrada de la figura del sacerdote. En "Comprométete" (2002), de Alessandro D’Alatri, el joven y simpático Don Livio aprovecha la homilía de la boda para comprometer a los novios en el proyecto de conciliar las exigencias profesionales con la dedicación a su propia familia. En "El noveno día" (2004), de Volker Schlöndorff (ver fotograma de la izquierda), un sacerdote recluido en un campo de concentración tiene la oportunidad de escapar aprovechando un permiso, pero renuncia a esa posibilidad -tras un maravilloso dilema de conciencia- porque sabe que otros sacerdotes encarcelados dependen de su decisión. Y en "La duda" (2008), ambientada en 1964, el carismático y alegre Father Flynn es objeto de la sospecha de haber mantenido relaciones con un alumno: como en "Yo confieso", vuelve a tratarse el tema de las falsas sospechas y se analizan las consecuencias que puede tener una calumnia para la imageny la vida de la Iglesia.

En definitiva: esperemos que nuestra filmografía reaccione y volvamos a ver sacerdotes alegres y juiciosos, enamorados de Jesucristo y, precisamente por eso, dedicados al servicio de las almas.

13 comentarios:

  1. Creo que, tal y como está el panorama en España, seguiremos viendo (es un decir, porque no es que yo vaya a verlas mucho) películas llenas de curas pedófilos, asesinos o corruptos... Es lo que "gusta" (es otro decir, porque conozco muy poca gente a la que le guste ese tipo de cine español).

    Aunque a lo mejor no tiene mucho que ver con el tema del blog, tiene también su miga el trato que reciben los curas en las series de tv... Que además en España tienen más calado que las películas y, por lo tanto, sus difamaciones hacen mucho más daño.
    Un saludo, y enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Alfonso,

    Gracias por tu noticia de hoy.

    Decía Sus que sacerdotes pedófilos, asesinos o corruptos es lo que "gusta" a la gente o, lo que desgraciadamente diríamos: hace taquilla.

    Pero creo que es posible hacer taquilla presentando imágenes de sacerdotes enamorados de Cristo. Soy un enamorado de las vidas de santos y de vez en cuando me leo una. Pues bien, cualquier vida de un santo daría para una maravillosa película de aventuras, drama, comedia y hasta misterio. Sin embargo, no parece haber gente dispuesta a hacer películas así. Y si se propusieran hacerlas... temblaría de lo que un Amenábar podría hacer de una adaptación de la vida de San Agustín, por ejemplo.

    Lo dicho Alfonso: muchísimas gracias por tus palabras.

    Desde el Seminario Conciliar de Madrid un abrazo,

    JRRM

    ResponderEliminar
  3. Lo que ocurre es que esos que se dicen artistas o profesionales del arte no sirven a la humanidad, sino que están al servicio de los intereses económicos y a la vez políticos desfigurando la realidad e invirtiendo los valores que hacen al hombre realmente libre.

    En un clima como el que vivimos de persecución a la Iglesia el daño está consumado al presentar todos los días desdes las distintas televisiones y el cine a la Iglesia como enemiga de la libertad.

    Realmente es imponer en las conciencias una deformación, haciendo mofa de Jesucristo constantemente, alienante y destructiva que conlleva la mas severa esclavitud de la persona.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante relación, gracias al blog me voy apuntando nuevas películas para ver :)

    Al pensar en sacerdotes en el cine me vienen a la mente Don Camilo (y don Pepone) o la entrañable Historias de la radio...

    ResponderEliminar
  5. Estupendo post. Me encanta "Yo confieso". Y coincido en la imagen dañina que por parte de muchos sectores, no sólo el cine, sino series de las que yo soy consumidora (y por eso opino con conocimiento de causa) como "Mujeres desesperadas" se da una imagen de los curas y monjas no demasiado halagüeña con el objeto de confundir al público joven y hacer ese relativismo moral tan de moda hoy día. Generalizar no es bueno nunca, pero hemos pasado de creer que todo el clero era inmaculado a todo lo contrario. Y Almodóvar & co. son expertos en ello dado su fuerte sentimiento anticlerical. Traumas de la infancia supongo y los superan a través de su cine. Como nunca me gustó Pedro ni su cine, me curé en salud porque sólo he visto dos películas suyas. Soy especialmente anti-almodóvar, su obra siempre me pareció una "catetada kitsch" elevada a cine de autor excelso cuando yo sólo veía la España profunda disfrazada de falsa modernidad. Lo suyo en cine es lo que yo llamaría "pelotazo" (me disculpen los almodovarianos). Apoyo al clero por favor, que hoy son todos muy críticos, pero cuando ven la muerte de cerca bien que quieren la extrema unción y un sacerdote bien cerquita ¿verdad? Pues eso.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por todas vuestras sugerencias. Com estoy de viaje, no dispongo de tiempo para contestar a todo lo que sugerís, pero tomo nota de todo: las películas de "Don Camilo" e "Historias de la radio", como señala Luna; la importancia de las series televisivas, que acnetúan el estereotipo falso y grotesco, la tendencia anticlerical de buena aprte de nuestros cineastas...

    Gracias por todo lo que aportáis. Os lo agardezco, de verdad, y muy sinceramente. Espero que mantangáis encendido el entusiasmo, que no os canséis y que sigáis enriqueciendo con comentarios este modesto blog, que pretende ser un lugar de encuentro para todos.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con José Ramón en que las vidas de los santos darían para una películas buenísimas... Yo espero con emoción el día que se decida hacer una película basada en el cautiverio del cardenal Van Thuan, porque sería preciosa. La haría yo misma si pudiera, pero de momento en mi grupo de arte y fe sólo nos da para hacer obras de teatro bastante modestas :)

    Y estoy de acuerdo con Inma, no me simpatiza demasiado Almodóvar, es más, creo que es de lo más sobrevalorado que tenemos en este país...

    ResponderEliminar
  8. Alfonso, gracias por este artículo, que me da ganas de volver a ver "Yo confieso". Una obra de arte.

    En relación a lo que dicen Inma y Susi, Almodovar es para mi un gran director, otra cosa es que su cine siempre verse sobre los mismos temas, con una moral y una imparcialidad bastante discutible. Es decir, que por desgracia siempre su cine es para verlo a recortes.

    Una película actual en relación a la temática del sacerdocio y que es bastante buena, es La Duda. Un reparto inigualable, unas interpretaciones imprecables y una tema de fondo, aunque con diferentes puntos de vista que pueden dar lugar a achacar a la Iglesia errores que no son suyos, bastante bueno.

    ResponderEliminar
  9. Sí, Daniel C., yo también la he visto anunciar y tiene buena pinta, pero creo que el error de base que plantean todos los que atacan mediante los diversos "mass media" al clero es que pierden de vista el hecho de que cualquier organización humana tiene fallos y posibilidad de corrupción en ciertos niveles, y la Iglesia como entidad compuesta por personas también tiene sus fallos; lo malo a mi modo de ver las cosas, es que se pretende ahora dar una imagen podrida de las vocaciones religiosas, se intenta pervertir de cara al público algo limpio y sagrado como es una vocación, se hacen mofa y escarnio (ver comentarios del artículo de "El País" relativo a Sor Verónica de Lerma y se entenderá lo que digo) por parte de los que son incapaces de comprender "la llamada de Dios" porque directamente no creen en Él y por ende ven todo lo relacionado con la religión como algo cuando menos "sospechoso". Una serie con mucha audiencia en TVE1, "La Señora", también tiene de protagonista a un cura enamorado (yo no la veo pero sé que tiene tirón).
    Y Sus, has dado con la palabra justa para definir a Almodóvar, eso justo es lo que opino yo, como con su celebérrima musa "Pe", otra que tanto monta. No me gusta la gente que alcanza el "éxito" vendiendo carnaza, sean quienes sean y tengan los Oscars que tengan.

    ResponderEliminar
  10. Estoy totalmente de acuerdo Inma. Por desgracia los medios de comunicación en la actualidad intenta difundir una interpretación de la Institución de la Iglesia nada parecida a la real.

    ResponderEliminar
  11. Hola¡
    Permiteme presentarme soy Fernanda, administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu blog y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
    Exitos con tu blog.
    Un cordial saludo
    Fernanda Fernandez.
    maferfpor@hotmail.com

    ResponderEliminar
  12. Pues yo disiento en una parte muy importante y es que, desgraciadamente, se han dado casos de curas pedófilos, corruptos y malos (y no sólo en un pasado muy lejano-USA, Irlanda). A mí, lo que me joroba, es que por unos pocos metan a todos en el saco. Mata a un perro y te llamarán "mataperros", pues eso.
    Los curas, como cualquiera, son seres humanos, imperfectos, pecadores y corrompibles. El mayor problema es que, su responsabilidad y por lo tanto su ejemplo, es mayor y, cuando uno o varios cometen una atrocidad de este tipo, todos los medios de comunicación se nos/les echan encima.
    Dicho lo cual, recientemente vi 2 películas que tienen que ver con estos. Una de Aidan Quinn, en la que hace de profesor en un cole irlandés de curas donde se cometen las atrocidades comentadas. En este caso me pegué la mitad de la peli sufriendo, rezando y pidiéndole a Dios que no permitiera esas cosas y que esos curas se quemaran en el infierno. Y otra en la que una profesora de música se enamora de un hindú con el que se va a vivir y, por supuesto, el cura malo y retrógado hace todo lo posible por que la echen de su cole. Por supuesto, el director del mismo no le hace caso, lo pone a parir y al final los echan a los 2. Basura.
    Ni tanto, ni tan poco. Por supuesto que se pueden hacer films de vidas de santos que arrasarían en la pantalla y por supuesto que estamos en una sociedad laicista y anticlerical, pero la Iglesia no es perfecta y menos los que la formamos.

    ResponderEliminar
  13. De los filmes comentados por Alfonso y los dichos en los comentarios he echado de menos una de mis peliculas preferidas: "Las llaves del reino" con un jovencísimo Gregory Peck que realiza una actuación sobresaliente.

    ResponderEliminar