jueves, 26 de agosto de 2010

"La Pontífice" y "Ágora": ¿Por qué inventar cuando la historia es mucho mejor?

Hace unos días comenté el fracaso de Ágora en Estados Unidos: sólo 5 cines quisieron exhibirla, y apenas recaudó 300.000 dólares, a pesar de rodarse en inglés y contar con Rachel Weisz como protagonista para sacar tajada en el mercado americano. Ahora reproduzco un comentario de Jorge Enrique Mújica sobre las "revisiones" de personajes y relatos anticristianos llevados últimamente a la pantalla. Su síntesis de varias fuentes y artículos lo hace particularmente interesante.

A finales de junio de 2010, Mercator.net publicó un interesante artículo de Michael Cook (Rewriting the script) sobre la exhumación de mitos de la ilustración, convertidos luego en película, a los que no duda en llamar “signo de la creatividad agotada de los fabricantes de películas anti-cristianas”.

El artículo aborda dos casos de filmes que se estrenan este verano en Estados Unidos (de entre los muchos que se podrían abordar tanto de ahora como del pasado): Papa JuanaLa pontífice, en Latinoamérica– y Ágora.
La primera es una producción alemana (Die Päpstin) y cuenta la historia de una mujer que, según el argumento manejado, fue elegida Papa en el año 853. Ya como “Papa” se enamora de uno de sus sirvientes.

La segunda es una película española que trata la vida de Hipatia, una filósofa a la que se quiere presentar como mártir de la ciencia asesinada por católicos en la Alejandría de inicios del siglo V. Eso sí, con imágenes que encienden los ánimos, hacen sentir “bonito”, pero no se apegan a la verdad. Una y otra película no han tenido repercusión en taquilla.

Michael Cook en Mercatornet.com lanza la pregunta: “¿Por qué han de distorsionar la historia del cristianismo? ¿Por qué no traer a sus héroes a Hollywood?”. No se equivoca cuando habla de distorsión. Ningún historiador sostiene afirmaciones “danbrownianas” (Dan Brown es el autor de El Código Da Vinci) como las vertidas en estas dos cintas.

Un artículo de ForumLibertas.com titulado "Las mil muertes de Hipatia" desmontaba los mitos en los que se apoyó el director de Ágora, Alejandro Amenábar, también director de la película pro eutanasia Mar Adentro.

Sobre el mito de la papisa Juana hay abundante material históricamente documentado. Catholic.net tiene en su rico acervo el artículo “¿Existió la papisa Juana?"; y la Enciclopedia Católica un texto aún más profundo (véase enlace).

El artículo de Mercator.net finaliza proponiendo otras historias, éstas sí originales y ciertas, de católicos martirizados o que han aportado mucho a la historia científica, cultural, política y académica del mundo. Seguramente hay más historias. Además de testimonios en la línea de los enunciados por Cook en el artículo original, el que suscribe ha de decir que la literatura de ficción escrita por católicos no es menos apasionante. Ojalá un día se pueda ver en la pantalla grande El padre Elías (del canadiense Michael O´Brian), La sangre del pelícano (del español Miguel Aranguren) o La última aparición de la Virgen (del también español Santiago Martín).

3 comentarios:

  1. por que decir que la historia es mucho mejor?, quien asegura que la historia que conocemos es cierta? acaso no cada quien la cuenta como la vió y vivió?, el hecho de que existan películas como estas no es razón de tomarselo a mal en pleno siglo XXI que ya nada nos asusta, yo soy católica y la verdad "La pontífice" me encantó, y eso no quiere decir que mis creencias y costumbres vayan a cambiar en lo absoluto.

    ResponderEliminar
  2. El problema de este tipo de películas es que -bajo la falsa excusa de la "libertad artística"-no respetan la verdad y a pesar de ello se pretenden presentar así mismas como "históricas", contribuyendo a confundir al espectador y a desinformarlo. El día que la verdad se ponga de moda a más de uno se le caerá el pelo...

    ResponderEliminar
  3. Curioso lo de la papisa Juana, y el punto de enlace, que aportas como explicación científica de donde se pudo producir todo el desarrollo de su existencia, siendo un tema falso. No lo conocía, sí las crisis y cismas de la Iglesia a lo largo de toda su existencia, con papas que tuvieron hijos, etc. O lo del papa Luna (dos papas a la vez, etc.), pero esto no. Lo importante es que la Iglesia, guiada por el Espíritu Santo , está ahí; y seguiré estando hasta el final de los tiempos. En mi humilde entender, la clave está fue la forma en que Cristo aseguró la firmeza de la Fe. Ya en la Cruz nos dejó a la Virgen como Madre de los cristianos y de la Iglesia; después, confirmó a los Apóstoles tras la resurrección. Y, después, envió al Espíritu Santo, que fue recibido por todos, reunidos junto a la Virgen.

    SE QUEDÓ CON NOCOTROS PARA SIEMPRE , PARA AYUDARNOS EN EL CAMINO QUE CADA PERSONA QUE VIENE A ESTE MUNDO DEBE RECORRER, HASTA ENCONTRARSE DE NUEVO CON SU CREADOR.

    Referente a la idea de hacer una buena película en pantalla grande sobre el libro del “El padre Elías”, de Michael O Brien, a mì también me parece una muy buena idea. La otra obra no la conozco.

    Un saludo, Josefina.

    ResponderEliminar