miércoles, 3 de marzo de 2010

La conversión de Eduardo Verástegui

En la vida de cada persona, Dios ha dispuesto el momento de la luz, del encuentro, de la conversión. A veces aparece de repente, sin un motivo previo, como en San Pablo. Otras, como en San Agustín, viene precedido por años de oración y de sufrimiento: la oración y las lágrimas de una madre que arrancan del Cielo una gracia formidable. Esa es también la historia de Eduardo Verástegui.

Nacido en Tamaulipas (México) el 21 de mayo de 1974, Eduardo fue el primer hijo de José Verástegui y Alicia Córdoba, un matrimonio de agricultores que habían contraído matrimonio un año antes.

Tras una infancia agitada, en 1991, con sólo 17 años, abandonó los estudios para irse a México D. F. y probar fortuna en el mundo del espectáculo. Trabajó como camarero durante un par de años y en enero de 1994 puso en marcha el grupo musical Kairo junto con tres amigos. Su primer disco fue “Signo del tiempo”, que se hizo muy popular entre los adolescentes. Su single “En los espejos de un café” se repuso durante meses en les emisoras de radio. Después llegaron otros dos discos: “Gaudium” en 1995 y “Cara a cara” en 1996. Estaba en la cresta de la ola cuando decide separarse del grupo y continuar su carrera musical en solitario.

Por aquella época, fue contratado como actor en varias telenovelas mejicanas: interpretó a Daniel en “Una luz en el camino” (1997), a Manuel en “Soñadoras” (1998), y al Dr. Ramiro Belmont en “Tres mujeres” (1999). Simultáneamente, trabajó también como modelo para diversas marcas internacionales: Calvin Klein, Coca-cola, Verssace…

Creció entonces su fama de vida licenciosa, de “latin lover” y de amigo de fiestas nocturnas. Sus padres sufrieron mucho en aquellos años, como recordará tiempo después el propio Eduardo. Su madre, al ver que no hacía caso de sus reconvenciones, empezó a rezar por él, pidiéndole a la Virgen de Guadalupe que su hijo se convirtiera.

Creo que las oraciones de mi madre han tenido mucho que ver en mi actual estilo de vida –reconocía en una entrevista-. Ya sabes lo que se dice: 'No hay nada más poderoso que las oraciones de una madre por sus hijos'. Después de ver mi caso, estoy convencido de ello. Todo el cambio que he experimentado en mi vida, las personas nuevas que se me acercaron en mi crisis, no me cabe duda que han sido fruto de las oraciones de mi madre”.

Con 28 años consigue dar el salto a Hollywood y ser contratado como actor en la película Chasing Papi (2003). Un buen día su vida da un giro de 180 grados cuando su profesora de inglés le hace reflexionar sobre el vacío de su vida: “Cuando caí en la cuenta de que tenía razón, empecé a temblar por dentro todas las noches”. Un sacerdote mexicano se cruza en su camino y le ayuda en esas horas de angustia. Le proporciona lecturas que le hacen descubrir la hermosura de la vida cristiana. Sobre todo, se queda fascinado al leer una biografía de S. Francisco de Asís.

Es el principio de su conversión. Comienza a asistir a misa todos los días. Con ayuda de otro sacerdote, D. Francisco, se decide a hacer una confesión general. “Tras una larga preparación –cuenta el propio Verastegui- hice una confesión de casi tres horas que me dejó exhausto, pero plenamente feliz”. Es lo que el actor considera su segundo momento de conversión. “Comprendí que no había nacido para ser actor u otra cosa, sino para conocer, amar y servir a Jesucristo”.

Empujado por el fervor de la conversión, decide vender todos sus bienes e irse a Brasil como misionero; pero su confesor he hace ver que Dios le quiere en medio del mundo: es ahí, en el ámbito de las películas y en su trabajo como actor, donde puede encontrar a Jesucristo y donde —mejor que nadie— puede darle a conocer: “Ahí Cristo es más necesario, si cabe, que en la jungla”.

Convencido de esta misión, funda con Leo Severino y Alejandro Monteverde una productora “para la realización de filmes de grandes valores espirituales y morales”, y la denominó Metanoia (conversión, en griego). En su primera rueda de prensa, declaró: “Nunca más volveré a trabajar en un proyecto que ofenda a mi fe, a mis convicciones morales o a los de mi raza”. Y, en efecto, su película Bella (2006) fue un canto a la vida y a la dignidad de la persona humana, y un valiente alegato contra el aborto. De hecho, más de cincuenta mujeres —según afirma el propio Verástegui— decidieron continuar con su embarazo después de ver la cinta, “y ésa ha sido mi más preciada recompensa”, afirmó.

Antes de iniciar la promoción de la película, fue al santuario de Nª Sª de Guadalupe para ofrecer a la Virgen su película y pedirle a Ella que hiciera un gran bien en favor de la vida. Contra todo pronóstico, ese modesto filme ganó el primer premio en el famoso Festival de Toronto. En los meses siguientes, y apoyado por cientos de voluntarios, consiguió una gran promoción de la película en las semanas previas a cada uno de los estrenos. País por país fue trabajando uno a uno los mercados cinematográficos para que todoslos que quisieran pudieran verla. En España y en México llegó a colarse entre los filmes más taquilleros de 2008.

Cuando la cinta terminó su carrera, otros proyectos le aguardaban en su cartera: un cortometraje maravilloso (The Butterfly Circus, El circo de la mariposa) con el que ha ganado diversos premios (podéis verlo aquí); un proyecto sobre la vida de Jesús (Kingdom Come), del que os hablé en otro post, y que ahora lucha denodadamente por salir adelante.

Comprometido con la causa “pro-vida”, ha participado en campañas de apoyo a madres desasistidas y ha proclamado a los cuatro vientos que “el aborto es un crimen contra la mujer y contra la humanidad”. En esta línea, ha colaborado con diversas iniciativas pro-vida, como “Red madre” o “Derecho a vivir”.

Recientemente ha confesado que volvería a vender “perritos calientes” en su Tamaulipas natal antes de rodar una película de la que pudiera avergonzarse algún día: “Si el día de mañana voy a casarme y tener hijos, que mis hijos estén orgullosos de su padre. Si he decidido llevar una vida íntegra, debo serlo hasta el final. No me gustan las medias tintas. Sea quien sea quien esté detrás del mejor proyecto, no voy a hacer nada que vaya contra mis principios; porque si acepto, eso es venderme y volveré a acabar viviendo una mentira”.

Cuando le preguntan qué es lo que más ha aprendido de sus padres, no duda en responder: “Mi fe. Es un regalo que Dios me dio a través de ellos”.

18 comentarios:

  1. Está dando un buen testimonio, con este cambio de vida. Me suena que ha venido a España en diferentes ocasiones para promocionar su película Bella, pero fundamentalmente para defender la vida y los valores cristianos. Hoy cuando necesitamos más lo líderes que a las señales de tráfico, EV puede ser un buen ejemplo.

    ResponderEliminar
  2. Juan Ignacio P.03 marzo, 2010 18:02

    Hola Alfonso:

    Como amigo y Manager de Eduardo en España, te agradezco el texto que has publicado. Francamente, está muy bien, y me ha encantado. Muchas gracias. Sin embargo, quiero hacerte dos puntualizaciones.

    1º)Eduardo nació en Xicotencal, un pueblito en el estado fronterizo de Tamaulipas.

    2º) No está vinculado a proyectos concretos como "Red Madre" o "Derecho a vivir", simplemente ha colaborado con ellos. Está vinculado sólo a su Fundación Manto de Guadalupe (www.mantodeguadalupe.com).

    Esto es importante porque no queremos que ningún movimiento piense que está excluido de los intereses de Eduardo, o que tiene exclusividad con algunos grupos. Eduardo participa de cualquier iniciativa ProVida siempre que su agenda se lo permite...

    Un abrazo

    Juan Ignacio Peña
    METANOIA MANAGEMENT

    ResponderEliminar
  3. Josefina López del Moral03 marzo, 2010 19:11

    Qué bonita historia. Me da ánimos para seguir luchando y para rezar intensamente por los míos. Me perdí tus conferencias de Málaga en el Corte Inglés, ¡no supe que la impartías!

    Un cordial saludo. Josefina

    ResponderEliminar
  4. Si es igual de bello por dentro como lo es por fuera, es una joya de hombre. No he visto "Bella", pero espero hacerlo algún día. Hoy es mi cumpleaños ¡y este post ha sido como un regalito!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades, Inma. La celebración de uno de los participantes del blog es un celebración de todos. Porque esta página pretende sertambién un buen instrumento de comunicación entre las personas.

    Que sigas participando con la ilusión de seimrep.

    ResponderEliminar
  6. hola, Alfonso, de nuevo... a Eduardo ya le conozco un poco... en mi blog he hablado bastante de él y hace un tiempo publiqué un libro sobre su vida: puede ser interesante darlo a conocer ya que puede ayudar a mucha gente y vea que también es posible luchar cristianamente en el mundo actual :)

    ResponderEliminar
  7. Eduardo Verastegi es un testimonio vivo de como Dios ama al hombre apasionadamente sabiendo esperar el momento "expediency". A propósito del arte no tiene desperdicio el discurso del Santo Padre Benedicto XVI a los artistas en la Capilla Sixtina el 22 de noviembre de 2009: "lo que necesita el mundo es belleza" y de ello sabe mucho el arte.

    Si queréis leer el discurso del Papa os facilito el enlace en:
    http://www.zenit.org/article-33370?l=spanish

    ResponderEliminar
  8. Querido Alfonso:

    A finales de 2008 en Canal Sur TV pudimos entrevistar a Eduardo Verástegui cuando vino a Sevilla a promocionar su película “Bella”. Finalmente le hicimos dos entrevistas. Una dedicada a su película y otra más personal sobre su proceso de conversión y su nueva actitud ante la vida.

    Tuve ocasión de hablar algo con él y comentarle que tuve una experiencia similar a la suya. Cuando terminé mis estudios de Secundaria, pude pasar una temporada en Florida, donde vivía mi hermana. Allí tuve una profesora de inglés que, además de enseñarme el idioma, se encargó de manera sistemática y sin tregua, de anunciarme el Evangelio durante los meses que estuve allí. Esa experiencia, de mano de una protestante, me marcaría el resto de mi vida.

    Guardo una profunda amistad con ella y un agradecimiento enorme, y no sólo por ayudarme con el inglés sino por la paciencia que tuvo conmigo al hablarme del Señor.

    A Eduardo Verásteguí le hablé de Alessandra Borghese, que como sabes tuvo una interesante experiencia de conversión que ha dejado escrita en varios de sus libros. Otro testimonio de conversión a tener en cuenta.

    Un abrazo,
    Miguel Angel

    ResponderEliminar
  9. Realmente como persona parece una persona estupenda.

    He visto Bella y El circo de la mariposa y realmente son dos obras bonitas... Sin embargo tengo que señalar la única cosa que no me termina de convencer, y es que son quizá demasiado obvias, o con una moraleja demasiado simple y evidente.

    Quizá la verdad sea así: simple y evidente. Pero no es eso a lo que nos tiene acostumbrado el cine...

    ResponderEliminar
  10. Lorenzo, gracias por dejarnos el Discruso del Santo Padre a los artistas. Como allí se recuerda, “lo que necesita el mundo es belleza”.

    Gracias, Miguel Ángel, por ese magnífico testimonio personal que tanto me recuerda a la historia de Verástegui: todos podemos sentirnos tocados por la gracia de Dios.

    Gracias también, Luna, por tu regreso al blog y tu comentario sobre los filmes de Eduardo. A mí también me parecen una maravilla, aunque sean sencillos y evidentes.

    Gracias a Jaume por tu libro -lo leeré: va a ser el próximo que compre-, a Juan Ángel por romper el hielo (el primer comentario de este post), a Juan Ignacio por precisar los compromisos de Eduardo con la causa ProVida.

    Y gracias a todos por leer y apoyar este blog.

    ResponderEliminar
  11. No he dejado ni un día de ser fiel lectora del blog ^_^ pero entre las estupendas entradas y la variedad de los comentarios ¡no tenía nada que añadir! ^_^

    Enhorabuena de nuevo por el blog y el libro

    ResponderEliminar
  12. Luna, agradezco tu aclaración, y sobre todo, tu fidelidad al blog. Lo que dices me da ánimos para continuar en la tarea.

    Enhorabuena a ti y a todos los lectores.

    ResponderEliminar
  13. Nos ha gustado muchisimisimo, gracias por ayudarnos en este trabajo tan especial que hacemos en Educacion para la ciudadania, te hemos elegido a ti porque mi madre me lo aconsejo, y a la profesora le ha encantado, ayudanos con el trabajo para que la gente sepa quien eres y lo que has hecho en favor de todas esas madres que estaban a punto de abortar, te damos las gracias de todo corazón

    ResponderEliminar
  14. (Sigo con el mensaje porque me han cortado)
    Bueno, que la Virgen te ayude en tu carrera, en la que puedes hacer mucho bien en el mundo actual, si quieres ponerte en contacto envianos cosas que nos puedan ayudar en este trabajo tan importante al correo ampa_bb99@hotmail.com

    ResponderEliminar
  15. iba dirigido a Eduardo Verastegui, gracias, envieselo.

    ResponderEliminar
  16. Entrevista a Eduardo Verástegui... genial
    http://luzdelunasps.podomatic.com/entry/2013-11-15T11_09_51-08_00

    ResponderEliminar
  17. La verdad que siga haci, Dios lo siga bendiciendo, y le de una familia hermosa........... Natalia desde Colombia.............

    ResponderEliminar
  18. todo en la vida es la voluntad de DIOS, para nacer y para morir, la misiòn de cada uno esta escrita y somos nosotros los que debemos encontrarla, Eduardo Verastegui es el fiel testimonio de la verdad divina, DIOS esta en el corazón, el alma y el espíritu solo basta estar en armonía entre ellos para encontrar la vocación de servicio a los demás, gracias a los dones y las virtudes que nos da el Espíritu santo y el corazón inmaculado de Maria. lei la vida de un cantautor de música cristiana del cual me gusta su música, y aun cuando dice que aprecia y tiene recuerdos buenos de los católicos, encontró a jesus en otra religión o practica; la verdad de Dios es una y solo esta en nuestro corazón, Es bueno saber que uno de millones de católicos, como EDUARDO es figura pùblica y es ejemplo de virtud. de siete mil millones de habitantes de la tierra, solo mil millones somos catolicos, pero la lucha es intensa y esta en cada uno luchar por DIOS y que se conozca. CON AMOR EN CRISTO NANCY TORRES

    ResponderEliminar